CASTILLOS EN EL AIRE
Bienvenidos, para participar en el foro solo hay que registrarse.

CASTILLOS EN EL AIRE

FORO DE LETRAS
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  GaleríaGalería  FAQFAQ  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Bienvenid@ a Castillos en el aire, un lugar de interacción y amistad entre todos los miembros. Adelante, te esperamos.
Hemos cumplido 2 años gracias a todos vosotros, que habéis puesto vuestro amor en este foro ¡felicidades a todos nosotros y a quienes vengan!
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Palabras claves
Últimos temas
» Leyes del alma
Dom Jul 23, 2017 9:15 pm por eledendo

» Oda cósmica
Vie Jul 21, 2017 10:57 am por almalibre

» VÍCTIMAS....
Vie Jul 21, 2017 10:56 am por almalibre

» Recaudando Amores
Vie Jul 21, 2017 10:55 am por almalibre

» Caprichos
Vie Jul 21, 2017 10:54 am por almalibre

» Mariposas
Vie Jul 21, 2017 10:54 am por almalibre

» Mi diosa
Lun Jul 17, 2017 12:31 am por eledendo

» Los dos libros
Lun Jul 17, 2017 12:27 am por eledendo

» Esperándote
Lun Jul 17, 2017 12:19 am por eledendo

Agosto 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   
CalendarioCalendario
Los miembros más etiquetados

Comparte | 
 

 Gustavo Adolfo Bécquer

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Dalia Negra
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 626
Fecha de inscripción : 13/06/2015

MensajeTema: Gustavo Adolfo Bécquer   Lun Ene 04, 2016 8:58 pm



Gustavo Adolfo Bécquer

Originario de Sevilla, España, Bécquer nació el 17 de febrero de
1836 siendo su padre un célebre pintor del costumbrismo sevillano
quien dejó huérfano a Adolfo a los cinco años; comenzó sus primeros
estudios en el colegio de San Antonio Abad, para luego pasar a tomar
la carrera náutica en el colegio de San Telmo.
A los nueve años quedó huérfano también de madre y salió del anterior
colegio para ser acogido por su madrina de bautismo. A la edad de
diecisiete años dejó a su madrina y a la buena posición que ésta
le proporcionaba para viajar a Madrid en busca de fortuna a través
del campo de las letras que se le daba con facilidad.
Como es conocido, no era fácil subsistir de la literatura y
paradójicamente, Bécquer que deseaba encontrar fortuna lo que
abundó fueron escaseces, por lo que se vio obligado a servir de
escribiente en la Dirección de Bienes Nacionales, donde su
habilidad para el dibujo era admirada por sus compañeros, pero
fue motivo de que fuera cesado al ser sorprendido por el Director
haciendo dibujos de escenas de Shakespeare. De este modo volvió
Gustavo a vivir de sus artículos literarios que eran entonces de
poca demanda por lo que alternó esta actividad con la elaboración
de pinturas al fresco.
Tiempo después encontró una plaza en la redacción de
"El Contemporáneo" y fue entonces que escribió la mayoría de sus
leyendas y las "Cartas desde mi celda".
En 1862 llegó a vivir con Bécquer su hermano Valeriano, célebre en
Sevilla por su producción pictórica pero no por eso más afortunado
que Gustavo, y juntos vivieron al día uno traduciendo novelas o
escribiendo artículos y el otro dibujando y pintando por destajo;
mucho les costó a los hermanos salir adelante de su infortunio y
con el tiempo lograron juntos una modesta estabilidad que les
permitía a uno retratar por obsequio y al otro escribir una oda
por entusiasmo.
Como legado para la literatura del mundo, Gustavo Adolfo Bécquer
dejó sus "Rimas" a través de las cuales deja ver lo melancólico y
atormentado de su vida; en el género de las leyendas escribió la
célebre "Maese Pérez el Organista", "Los ojos verdes", "Las hojas
secas" y "La rosa de pasión" entre varias otras. Escribió esbozos
y ensayos como "La mujer de piedra", "La noche de difuntos", "Un
Drama" y "El aderezo de esmeraldas" entre una variedad similar a
la de sus leyendas. Hizo descripciones de "La basílica de Santa
Leocadia", el "Solar de la Casa del Cid" y el "Enterramiento de
Garcilaso de la Vega", entre otras. Por último, dentro del
costumbrismo o folklor español escribió "Los dos Compadres",
"Las jugadoras", la "Semana Santa en Toledo", "El café de Fornos"
y otras más.
En septiembre de 1870 dejó de existir Valeriano, duro golpe para
Gustavo, que pronto enfermó sin ningún síntoma preciso, de pulmonía
que se convirtió luego en hepatitis para tornarse en una pericarditis
que pronto había terminar su vida el 22 de diciembre de ese mismo año.


Volver arriba Ir abajo
 
Gustavo Adolfo Bécquer
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Rima LXXI- Gustavo Adolfo Bécquer
» AMOR ETERNO--Gustavo Adolfo Bécquer
» Rima XC - Gustavo Adolfo Bécquer
» Ensayo sobre la pereza. Gustavo Adolfo Bécquer
» Rimas y leyendas - Gustavo Adolfo Béquer

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
CASTILLOS EN EL AIRE :: POETAS Y ESCRITORES RECONOCIDOS :: POETAS RECONOCIDOS-
Cambiar a: